lunes, 30 de mayo de 2011

Neolítico. De nómadas a sedentarios (Salamanca)



En esta exposición se muestran las formas artísticas, económicas, tecnológicas, culturales y rituales de las primeras comunidades neolíticas. Se abarca un período de entre 13.000 y 5.000 años, desde los últimos cazadores hasta las primeras sociedades urbanas. A través de un conjunto de materiales representativos que aparecen en la exposición –como vasos cerámicos, herramientas de piedra tallada y pulida, ilustraciones de poblados, escenografías de cuevas y casas o esculturas humanas y animales– se desvelarán los hitos culturales que marcaron el camino hacia la civilización: la agricultura, la ganadería, la cerámica y la escritura. La aparición de estos avances supuso un cambio decisivo en la evolución cultural del ser humano que pasó de ser nómada a sedentario.

Una auténtica vuelta al pasado en la que el visitante podrá observar de qué manera los hombres y mujeres decidieron emprender una nueva aventura hacia la vida sedentaria.

Plaza de la Concordia
Salamanca
Del 31 de mayo al 30 de junio

miércoles, 25 de mayo de 2011

MUSEO DE SEGOVIA


Museo de Segovia

El Museo Provincial es el resultado de la unión de las colecciones de los antiguos museos de Arqueología y Bellas Artes, ambos formados con los fondos recogidos por la Comisión Provincial de Monumentos desde mediados del siglo pasado. En los años 50 se trasladaron a la Cada del Hidalgo. En aquel edificio construido hacia el año 1500, que ha mantenido intactas las características de la arquitectura mudéjar de la época, permanecerían el museo hasta su traslado en 1993 al nuevo edificio de la Casa del Sol, su sede definitiva.
La llamada Casa del Sol, antiguo baluarte de la muralla, fue posteriormente matadero municipal, antes de su rehabilitación como Museo.
Las diversas salas, estructuradas en torno a un patio central, albergaran las tres secciones con que va a contar el museo, Bellas Artes, Arqueología y Etnografía.
Entre los fondos arqueológicos sobresale la completa colección de objetos procedentes las excavaciones de las diversas necrópolis visigodas de la provincia de Segovia (Duratón, Madrona, Tejadilla, etc), constituidas por broches de celdillas, fíbulas, anillos y collares de ámbar que forman el conjunto de piezas de adorno personal característicos de la indumentaria visigoda.
Otros fondos de arqueología destacables son los materiales procedentes de Chañe (desde el paleolítico al Campaniforme), Cueva de la Vaquera, Arevalillo, la colección de epigrafía romana o los verracos.

sábado, 21 de mayo de 2011

V CAMPAING OF ARCHAEOLOGICAL EXCAVATION - EL CASTILLÓN (SANTA EULALIA DE TABARA, ZAMORA) - 2011

El Castillon is an archaeological site with a chronology from Iron Age to Late Roman period (IV-V A.C.), situated next to the river Esla, in the province of Zamora. From 2007 this site has been excavated through an Archaeological Project of Investigation concerning Pre-Roman history.
Volunteer is accept in this project. Contact: zamoraprotohistorica@gmail.com

miércoles, 18 de mayo de 2011

V CAMPAÑA DE EXCAVACIONES EL CASTILLÓN (SANTA EULALIA DE TÁBARA, ZAMORA)

El Proyecto de Investigación y Difusión sobre el Patrimonio Arqueologico Protohistórico de la Prvincia de Zamora, en colaboración con la Asociacion Científico - Cultural Zamoraprotohistorica organizan la V Campaña de excavaciones arqueológicas en el castro de El Castillón (Santa Eulalia de Tábara, Zamora), que se desarrollara entre el día 1 de agosto y el 15 de septiembre de 2011, dividiendose en 3 quincenas. Este yacimiento que viene siendo investigado desde el año 2007, ofrece una cronología que va desde la Edad del Hierro hasta la época tardoantigua (ss IV-V d.C.).
Para todas aquellas que personas que quieran participar como voluntarios en esta excavación puedes descargarse la ficha de inscripción en el siguiente enlace: http://www.slideshare.net/zamoraprotohistorica/ficha-de-inscripcin-2011
y ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro email: zamoraprotohistorica@gmail.com

jueves, 12 de mayo de 2011

La hierba no deja ver los dólmenes (Granucillo, Zamora)

Amantes del Patrimonio y visitantes vienen reclamando la limpieza de la maleza existente junto a los dólmenes de Granucillo de Vidriales. La proliferación de maleza en el entorno dificulta el acceso a las visitas, sobre todo en el caso de los dólmenes de San Adrián, junto a la ermita del mismo nombre. Sin embargo, el conjunto dolménico de «Las Peñezuelas» al encontrarse junto a un camino merma las críticas debido a disponer de una mejor accesibilidad.
El monumento megalítico de San Adrián se ubica junto a la ermita homónima, a medio kilómetro del casco urbano, en la vega del arroyo del Almucera. El conjunto fue reexcavado en el año 1984 y posteriormente la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León recreó didácticamente el espacio, así como acondicionó el entorno.
Una decena de años más tarde se constituyó la ruta arqueológica de los Valles con una ligera intervención en la zona inmediata practicando un acceso que viene recibiendo continuas críticas debido a la dificultad para acceder a los ortostatos de recrean la antigua cámara funeraria.
Granucillo dispone también de otro conjunto dolménico, el de Las Peñezuelas, en las inmediaciones de la carretera de Grijalba, aunque en este caso al situarse junto a un camino agrícola su contemplación es más óptima.
Las críticas de los visitantes sobre la falta de limpieza en los dólmenes eran ayer ratificadas por algunos vecinos argumentando que la situación se repite todos los años e, incluso, «algunas veces se ha prolongado durante el verano».
Los campamentos romanos de Petavonium, en Rosinos, también vienen siendo objeto de crítica hasta que la Junta decide realizar la limpieza de vegetación ya en plena época estival.

Fuente: La Opinión de Zamora: http://www.laopiniondezamora.es/benavente/2011/05/12/hierba-deja-ver-dolmenes/517409.html

martes, 10 de mayo de 2011

CISTERNAS ROMANAS DE MOLACILLOS (MOLACILLOS, ZAMORA)

Durante muchos años el lugar fue solo frecuentado por los pastores de los pueblos vecinos que acudían a la cueva abierta en el terreno del Teso de la Mora, para arrojar allí los cadáveres de los animales fallecidos.
Primero Virgilio Sevillano y después los profesores Martín Valls y Delibes comenzaron a estudiar el lugar, describiendo las cisternas y acotando sus márgenes cronológicos y culturales. Estuvieron de acuerdo en que se trataba de una obra de ingeniería romana y la relación del yacimiento con tropas legionarias acantonadas en lo alto del Teso.
Durante los años 2006 y 2007, se realizaron sendas campañas de excavaciones arqueológicas en el lugar, con el fin de descubrir los dos depósitos, que permanecían ocultos en gran medida, e intentar investigar el contexto arqueológico e histórico de las mismas. Se trataba de dar una explicación a la presencia de estas estructuras de gran envergadura, que parecían aisladas y sin relación con un núcleo romano importante. También se pretendía la recuperación de las cisternas para su posterior puesta en valor.
El Teso de la Mora ya se encontraba ocupado desde el Campaniforme y la Edad del Bronce. Entre los restos Campaniformes apareció una punta Palmela.
La primera ocupación estable del lugar se produjo durante la I Edad del Hierro, coincidiendo con las facies Soto I y II. Sin embargo no se han encontrado estructuras pertenecientes a este periodo, pero si una importante cantidad de restos materiales.
Entre los siglos IV y II esta zona se encontraría, posiblemente, dentro del denominado territorio vacceo. Aunque por los datos que se tienen hasta el momento, parece que en el siglo I a.C. se encontraba desocupado.
Cuando las tropas romanas deciden asentarse en lo alto del Teso, el lugar llevaba desocupado un amplio periodo. Según las investigaciones este lugar podría llegar a corresponder con Vico Acuario (Aldea del Agua), que haría referencia a las grandes cisternas.
Las cisternas del Teso de la Mora son unas de las instalaciones de este tipo más monumentales de las conocidas en Hispania. Se trata de dos depósitos gemelos, subterráneos de planta rectangular, cubiertos con bóveda de cañón y fabricados con hormigón romano (opus caementicium). La superficie interna esta cubierta por opus signinum, un revestimiento realizado con cal y ladrillos o tejas machacados, que servia para impermeabilizar.
Aparecen divididas por un muro central de 70 cm de ancho, perforado por tres vanos rematados en arco de medio punto, que comunicaban ambas cámaras. Cada una de ellas alcanzo los 10,60 m de longitud, una anchura de 3,70 m y una altura de 5,76 m, pudiendo legar a almacenar 211 m3 de agua.
No se conocen en el entorno cañerías de plomo (tubulii plumberis) o cerámica (tubulii fictibulus) que sirviesen para traer el agua a las cisternas. Los investigadores piensan que el llenado del deposito podría realizarse por la captación de agua de lluvia, algo muy común en el mundo romano.
En los alrededores se han localizado numerosos restos de materiales constructivos que hacen pensar en una gran cubierta de las cisternas que sirviese para captar el agua y para poder sacar esta de las mismas a través de un pozo.
El momento de abandono de estas cisternas debió de producirse alrededor de mediados del siglo I d.C.
Bibliografía:
Baldo Pachón, A y Martínez García, A.B.(2007): Excavación arqueológica de las Cisternas romanas del Tesoro de la Mora (Molacillos, Zamora). Anuario del Instituto de Estudios Zamoranos Florián de Ocampo, Nº 24, Zamora. págs. 13-28.
Baldo Pachón, A y Martínez García, A.B. (2008): Sobre el temprano asentamiento militar romano de "El Teso de la Mora" en Molacillos (Zamora) y la ubicación de la mansio de Vico Aqvario. BSAA Arqueología: Boletín del Seminario de Estudios de Arqueología, Nº. 74, 1. Valladolid. págs. 149-195

martes, 3 de mayo de 2011

Aula Arqueológica de Yecla de Yeltes (Salamanca)

El castro de Yecla de Yeltes (Salamanca) constituye uno de los mas claros ejemplos de este tipo de emplazamientos defensivos dentro de Castilla y León.
Su superficie en torno a las 5 Has, se halla totalmente rodeada por una gruesa muralla de sillería de granito en seco, conservada hasta una altura considerable, con sus correspondientes puertas, lienzos, torres y campos de piedras hincadas.
Especialmente interesantes son los multiples grabados rupestres representando caballos y otros animales, visibles en el castro y en su entorno más inmediato.
Con inicios probados desde principios de la Segunda Edad del Hierro, el castro sufrirá un fuerte proceso de romanización, extendiéndose la vida del mismo mas allá del periodo visigodo.
Como complemento de la visita al yacimiento. Desde 1996 se ha instalado en la antigua escuela, un pequeño centro de interpretación. En el se han reunido materiales aparecidos en la zona con motivo de faenas agrarias, depositados o donados. Entre ellos se encuentra una serie de estelas romanas, fragmentos de cerámicas de la edad del hierro y de época romana, un puñalito tardoantiguo, etc.